Las edades de Iqbal

En Pakistán, como en otros países, la esclavitud sobrevive.

Los niños pobres son objetos descartables.

Cuando Iqbal Masih tenía cuatro años, sus padres lo vendieron por quince dólares.

Lo compró un fabricante de alfombras. Encadenado al telar, trabajaba catorce horas por día. A los diez años, Iqbal tenía espalda de jorobado y pulmones de viejo.

Entonces huyó y viajó y se convirtió en el portavoz de los niños esclavos de Pakistán.

En 1995, cuando tenía doce años, un balazo lo volteó de la bicicleta.

theworldstandswithpalestine:

Melbourne protest for Gaza, July 19. 2014.

Le Concert.

we-all-fall-in-love-sometimes:

Claude Monet, 1890 ~ Champ d’Avoine

Hoy en día la educación está prohibida. Muy poco de lo que pasa en nuestra escuela es verdaderamente importante. Y las cosas que importan no se anotan en ningún cuaderno ni en ninguna carpeta.

¿Cómo encontrarnos con la vida? ¿Cómo enfrentarnos a las dificultades? No lo sabemos, no nos lo enseñaron. Hablan mucho de educación, progreso, democracia, libertad, un mundo mejor; pero nada de eso pasa en el aula.

Nos enseñan a estar lejos unos de otros y a competir por cosas que no tienen valor. Padres y maestros no nos escuchan. No nos preguntan nunca qué opinamos. No tienen idea de qué sentimos, qué pensamos, o qué queremos hacer.

¿Cómo puede ser que la escuela sea un lugar odioso para tantos chicos? ¿No sería maravilloso que podamos elegir día a día ir a la escuela? Que sea elección nuestra, no de nuestros padres. Que la escuela sea un lugar hermoso, donde disfrutar, donde jugar, donde ser libres, donde elegir qué aprender y cómo aprenderlo.

Enséñennos que las cosas pueden ser distintas. Ése es el ejemplo que nos tienen que dar. Sus expectativas son suyas, no son nuestras. Y mientras las sigan teniendo, vamos a seguir fallando.

Por todo esto, decimos basta. Basta de decidir por nosotros, basta de calificarnos, basta de imponernos. Ni las ciencias, ni los exámenes, ni los títulos nos definen. Nosotros vamos a decidir qué queremos ser, hacer, sentir o pensar.

Creemos que la educación está prohibida.
No por culpa de las familias.
No por culpa de los chicos.
No por culpa de los docentes.
La educación la prohibimos todos.

Cada vez que elegimos mirar para otro lado, en lugar de escuchar.
Cada vez que elegimos dejar todo igual, en lugar de probar algo nuevo.
Cada vez que elegimos la meta, en lugar del trayecto.
Cada vez que elegimos acomodarnos, en lugar de ponernos de pie.
Seas docente, seas alumno, seas padre, seas quien seas. Ayudanos.

La educación tiene que avanzar. Tiene que crecer. Tiene que cambiar.

La Educación Prohibida. (via mariavert)

(Manifiesto de una generación.)

its-salah:

stevemccurrystudios:

                                     Faces of Afghanistan

In Afghanistan, you don’t understand yourself solely as an individual. You understand yourself as a son, a brother, a cousin to somebody, an uncle to somebody. You are part of something bigger than yourself. 
- Khaled Hosseini

To see more:

http://stevemccurry.wordpress.com/2014/06/02/faces-of-afghanistan/

Beautiful